Especies protegidas

Las particularidades geográficas y geológicas del Étang de Berre y de sus alrededores explican la gran singularidad de la flora y la fauna de este ecosistema que ha convertido el Étang de Berre en un biotopo emblemático a nivel mundial, un «hotspot» de biodiversidad. Sus orillas están repletas de zonas de interés biológico y concretamente, de humedales.

De manera que se han podido contabilizar más de 3000 hectáreas de hábitats repletos de biodiversidad y con la presencia de una fauna emblemática y variada: 359 especies de aves, 53 especies de mamíferos de las cuales 16 son murciélagos, 19 especies de reptiles, 9 especies de anfibios, 135 especies de mariposas diurnas, 52 especies de libélulas y 74 especies de saltamontes, grillos y langostas (ortópteros).
Además, el Étang de Berre y su complejo ecológico acogen varias especies de flora y fauna amenazadas, algunas de ellas endémicas: anguila europea (pez migratorio), limonium (planta litoral endémica), murin de Cappacini (murciélago), rata de agua (micromamífero), vernáculo de madrilla (pez de río) o araña balsa (araña). El complejo ecológico del Étang de Berre acoge más de 20 000 aves acuáticas regularmente desde el año 1995, convirtiéndose así en uno de los lugares más importantes del sur de Europa para la observación y protección de la avifauna.
 
Esta riqueza natural se traduce en la existencia, en los alrededores del Étang de Berre, de seis zonas protegidas con un gran valor biológico, propiedad del Conservatoire du littoral, que cubren una superficie total de 1200 hectáreas: domaine du Ranquet (78 ha), site de Bolmon (720 ha), site de la Poudrerie (117 ha), site de la Petite Camargue (88 ha), marais de la Tête noire (20 ha) y site de l’Étang du Pourra (157 ha).
Etang de Berre
La observación de especies de aves se concentra en algunos espacios naturales concretos como el litoral del Étang de Berre y la
costa mediterránea, además de algunos puntos a la altura del Canal de Caronte. La mayoría de colinas y las zonas urbanas están menos exploradas. La planificación de inventarios permitirá afinar el conocimiento sobre la biodiversidad de proximidad, pero también localizar más concretamente las especies patrimoniales del territorio, su población y su estado de protección.
 

Especies emblemáticas:

Avifauna hibernante de humedales: zampullín cuellinegro, somormujo lavanco, flamenco común, gaviota cabecinegra, charrán patinegro.
Especies rupícolas y de entornos abiertos: búho real, alcón peregrino, críalo europeo, cogujada común.
Lagarto ocelado, lagartija cenicienta.
Helianthemum marifolium, Helianthemum ledifolium, Ophrys aurelia, Ophrys splendide, Allium chamaemoly, Ononis spinosa, Cressa cretica, Polygonum robertii.
  • Owl
  • Flamingo
  • Duck

Parc Marin de la Côte Bleue

Desde 1983, las 15 000 ha del Parc Marin se encuentran frente a los 28 kilómetros de la Côte Bleue que van desde Anse des Laurons al oeste, a la Pointe de Corbières, al este.   
El Parc Marin de la Côte Bleue gestiona todos los arrecifes artificiales de la costa y dos reservas marinas completamente protegidas, una en Carry-le-Rouet (85 ha) y otra en Cap-Couronne (210 ha). 

Las medidas y adaptaciones para la gestión de recursos son el resultado de un diálogo permanente entre la administración, las comunidades, los pescadores y los organismos profesionales de pesca. 

Desde el 24 de noviembre de 2018, el Parc Marin de la Côte Bleue está inscrito en la lista verde de zonas protegidas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Esta distinción se atribuye a las zonas protegidas que responden a varias normas sobre la eficacia de la gestión y la administración local. 

Las medidas y adaptaciones para la gestión de recursos son el resultado de un diálogo permanente entre la administración, las comunidades, los pescadores y los organismos profesionales de pesca.

Inmersión y arrecifes artificiales

Los arrecifes de producción tiene un papel de atracción, protección y apoyo para la fauna y la flora. Más de 2500 m3 que corresponden a los fondos privados de los hábitats naturales y que tienen un seguimiento regular.
 
Los arrecifes de protección forman obstáculos para la pesca de arrastre (red remolcada en el fondo) en la franja costera donde esta técnica está prohibida, a diferencia de la pesca con redes de enmalle. Así, más de 300 arrecifes permiten proteger los fondos más frágiles como es el caso de las praderas de posidonia y las crestas de coralígeno.
 
Los estudios realizados en la Côte Bleue han contribuido a demostrar que hay un conjunto de fenómenos comúnmente llamados «efecto reserva».
→ Crecimiento del número de especies
→ Aumento del número y del tamaño de los peces
→ Presencia regular de especies buscadas como: corb, dorada, dentón común, pez lobo, mero...
→ Recolonización de lugares poco profundos y exportación a las zonas periféricas.
  • Coral
  • Fish
  • Shoal of fish
 Cuatro tipos de hábitats forman los fondos marinos de la Côte Bleue.
 
LAS PRADERAS DE POSIDONIA son el paisaje más frecuente del Mediterráneo. La superficie de las praderas representa unas 1050 ha en la Côte Bleue. En sus grandes tallos, viven numerosas especies como la nacra. La posidonia también es un elemento importante de la vida submarina mediterránea, por lo que está protegida.
 
EL CORALÍGENO, en su aspecto mineral, es un conjunto de algas calcificadas que a lo largo de los años van formando una sucesión de estratos. Aquí viven numerosos animales, tanto dentro como fuera, como por ejemplo los gorgonáceos.
 
LAS ZONAS ARENOSAS, que a pesar de su apariencia, también acogen una multitud de especies que no son fáciles de ver por su color tan similar al del fondo, porque viven enterradas en la arena o porque solo deja fuera una parte de su cuerpo. Pero buscando bien, podrá encontrar un lenguado, un gobio o un ofiuroideo...
 
LAS ZONAS ROCOSAS, están muy diversificadas (caídas, paredes, cuevas) y son la gran base de una intensa vida y el lugar preferido para vivir de numerosas especies animales.